martes, 11 de enero de 2011

Víctor y yo

Víctor es pequeño, travieso y suave.
Se levanta de la siesta con mofletes de melocotón
¡pero genio de limón!

Recuerdo la primera vez que subió en metro.
Estábamos en casa de mi madre y le tenía en brazos dándole los mil besos de despedida y el gran abrazo de oso cuando me acarició el pelo y me preguntó:
-¿Ya te vas a tu casa?¿Por qué?
-Porque es tarde y tengo que coger el tren.
-¿Vito monta tren?
Esas tres palabras sirvieron para que la cabeza de la entonces tía Alua que ya es tía Laurrrrrra se pusiera a carburar en una de esas "ideas locas" que no disgustan del todo a la abuela pero a las que la tía Bea que es un poco más mohína -sabe que se lo digo cariñosamente- siempre pone alguna pega.
Finalmente la convencimos y nos fuimos las tres a subir al peque al metro como si de un tiovivo se tratase.
Y ¡como disfrutamos! del entusiasmo de mi colorín cuando vio que por el túnel negro asomaba la cabeza del convoy, esa cara de sorpresa como si hubiera visto... no se qué la verdad, no sabría describirlo. Quizá recordeis a Josué en "La vida es bella" cuando vio llegar el tanque. Si, podría decirse que fue una expresión parecida a esa.
Claro, la baba de las tres casi inunda el andén.
Una vez dentro no podía dejar de mirarlo todo con sus vivarachos ojazos. Cuando llegábamos a la oscuridad se miraba en los cristales sonriéndose a si mismo y esperando que se hiciese otra vez la luz para asombrarse de nuevo con la siguiente estación.
Sólo me acompañaron dos o tres paradas, las suficientes para crear en mi me memoria uno de los mejores recuerdos de mi anecdotario en el transporte público de Madrid.
Y hoy le dedico esta entrada porque es un campeón y después del susto que nos dio al nacer por unos problemas neurológicos por fin le han dado el alta definitiva.

5 comentarios:

Sagra dijo...

Cuantas veces me dice montas ten,bueno ya dice me montas al trrrrrren y despues dice hoy no mañaaaaaaana,es un bichillo pero alegre,muy bonita la historia Laurita

Laura dijo...

Gracias Sagri.
La tenía pendiente hace tiempo y justo esta mañana antes de que mi hermano me dijese lo del alta la había escrito en el hospital, que casualidad, y claro que mejor que hoy para ponerla y celebrarlo ;-)

Ana dijo...

Que tío más chulete,hay que celebrarlo por todo lo alto ya lo vés los niños pueden con todo.
La historia muy bonita típica de un pequeño que hace su primer viaje y no se quiere perder ni un detalle, me a recordado mucho a Oscar cuando hizo a su abuelo montarle en el tren hasta getafe alucinando no queria bajarse y seguir viajando hasta getafe alto, jajjja, claro está que le costó un sofocón bajarse en villaverde alto.
Besitos Laurita y para el bichillo Vito.

Flores dijo...

Los niños son la máquina mas perfecta que existe sobre la faz de la tierra, cuando va creciendo ya nos encargamos los demás de jorobarlo. yo recuerdo a otro Victor que también se levantaba de la siesta con mofletes de melocotón.
Habrá que hacer una historia: "El capitan Victor y el tremendo dragón que salió del mas allá".
Me alegro que todo valla bien, por él, por tí...
Perdón pero el belén no lo he visto hasta ahora...
Besos

Laura dijo...

Jejeje, que tendrán los trenes que tanto les gusta a los niños verdad Ana? Aunque a mi me daban miedo...

Flores me acordé mucho del Nenu mientras escribía la historia pero no me atreví a plagiarte ;-)

Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...