domingo, 31 de agosto de 2014

Madrid y... Pereza

El título no es por el tiempo que he estado sin escribir sino por el grupo madrileño que me va a servir de excusa, con una de sus canciones, para contaros a qué me he dedicado durante este más de un año que he tenido el blog abandonado.

La canción: Mi rincón favorito de Madrid. El mío, mi hijo.

El 27 de agosto del año pasado nació mi pequeño. Desde entonces y hasta que me incorporé al trabajo le he dedicado 24 horas diarias, no me quedaba ni ganas ni tiempo de pensar en otras historias.

Es un niño tragón, inquieto, precioso, algo gruñón y tan risueño... que no puedo enfadarme con él ni siquiera cuando me hace levantar de la cama a horas intempestivas para mecer sus ya once kilitos.
El trabajo de investigación que antes hacía sobre los edificios de la ciudad estos meses lo he hecho sobre métodos para que el bebé duerma del tirón por la noche (que ilusa) . En una mano el móvil con el que navegar,  el otro brazo sujetando al animalito enganchado al pecho. 
Si, si, animalito. Es curioso como los tres primeros meses es todo instinto, apenas ve y solo busca la luz, te huele y  da cabezazos impaciente hasta encontrar el pezón que usa para alimentarse, calmarse, dormirse, jugar...
A partir de los tres meses se va convirtiendo en personita, mueve sus manos, te acaricia, te mira mientras come y  de repente te echa una sonrisa que ya no es solo una mueca sino su primera forma de comunicación real a la que tu no puedes más que responder "yo te quiero más".
Ahora, con un añito ya entiende lo que le dices, observa y manipula todo con curiosidad, come casi de todo, mastica, ¡muerde!, gatea a toda velocidad sin desequilibrarse en las curvas, se levanta, se sienta y se vuelve a levantar, pero sobre todo se le da de maravilla encender el horno, aunque todavía no controla bien lo de poner el lavavajillas, en ello está...

Pero es el único niño de su edad que no duerme toda la noche del tirón, al parecer todos los demás si lo hacen, o eso es lo que me cuentan sus padres...
Pues él ni rutinas, ni baño, ni cena sólida... lo único que funciona (y no todas las noches) es el colecho: dormir acurrucado entre mamá y papá sabiendo que con un leve quejido tendrá a boca su manjar con el que volver a dormir plácidamente.

Ya se lo que me vais a decir: 'se nota que eres primeriza', 'le consientes todo', 'déjale llorar en la cuna hasta que se canse y se acabará durmiendo'. Método Estivil se llama esto último y les funcionará a muchos pero yo ni lo intento, mi niño tiene el síndrome de la cuna de pinchos y no tengo necesidad de hacerlo sufrir ni de sufrir con él. Cada niño es un mundo, cada madre otro y de toda la información que he leido, de todos los consejos que me han dado, el único que me gusta es uno que leí en una entrevista a Rosa Jové:
Si pudieras darle únicamente un consejo a una madre primeriza, ¿cuál sería? Amor. Ya lo dijo San Juan: “ama y haz lo que quieras”.
De momento es  lo que hago porque como dice la canción de la que os hablaba   ♫ estoy loca por ti, eres mi  rincón favorito de Madrid 



   

domingo, 2 de junio de 2013

¡Marchando bocata-calamares!


Entre el Burger King de Sta María de la Cabeza y el Mc Donald de Atocha, enfrente de la estación, tenemos "El Brillante", famoso por hacer el mejor bocadillo de calamares de Madrid.
Eso al menos es lo que dice el cartel y yo no lo voy a discutir pues sí que es verdad que son tiernos, tienen el rebozado justo y lo principal, buen sabor.
Como todos los lugares que adquieren fama hay gente que dice que no son para tanto, que los hay mejores, que es demasiado caro... Yo personalmente solo lo puedo comparar con dos contados porque comer un bocata de calamares siempre iba unido a ir al Brillante a no ser que estuviera tan lleno que fuera imposible hacerse un hueco y entonces optábamos por "El Tres ", un pequeño bar al comienzo de la calle Atocha donde los calamares en vez de en baguette venían en un pan más pequeño y regordete, lo pedías para llevar con una Cola Cola y a disfrutarlo en el Retiro. También estaban muy buenos y eran más baratos, pero ya cerró.
He leído por ahí que otro de los mejores es el Bar Postas, en la calle del mismo nombre, la que va desde Sol a la plaza Mayor.  Aquí habré entrado un par de veces, lo típico que no vas aposta pero como te pilla de camino y el olorcillo te llama haces una parada a por un tentempié; corroboro lo leído, muy buenos y a buen precio.

Volviendo a el Brillante, como siempre, un poquito de historia.
Alfredo Rodriguez Villa llega a Madrid con una maleta de madera atada con una cuerda como hemos visto en tantas películas a Alfredo Landa. Era huérfano de un tratante leonés al que acompañaba de muy niño en sus viajes, ayudándole y aprendiendo de sus consejos.
Sin nada más que muchas ganas de trabajar empieza a hacerlo donde va encontrando. Pasa la guerra en la capital. Y ya en los años cuarenta con solo 21 años le hacen encargado del bar "La joya".
Más tarde, en los años cincuenta, pide un préstamo para abrir su propio local en la calle Eloy Gonzalo, nace entonces el primer Brillante. Una década más tarde abriría este de la glorieta de Carlos V.
Ahora es su hijo el que continúa con el negocio que cuenta como poco antes de morir en 1991 el fundador le dijo que entendería que no quisiera seguir con el trabajo puesto que era sacrificado y duro pero que si lo hacía seguramente vería ampliado su capital y ante cualquier adversidad solo tendría que pensar en él para superarla. Le ofrecieron varios millones por el local con los que podría haberse jubilado sin problemas pero ha preferido continuar con lo que su padre empezó. Le recuerda con emoción y no olvida el mejor consejo que le dio: "El cumplimiento de la palabra es fundamental. Hay que ser leal, honesto y honrado".





Actualmente, a parte de calamares, tenemos todo tipo de raciones: sepia, ensaladilla, empanada gallega, lacón, queso manchego....  hasta pizzas! pero de ello no puedo opinar, porque si en el Burger
soy fiel al Whopper y en el Mc Donald al Mc Royal de Luxe en El brillante siempre pido bocata-calamares.


Conclusión: 2 bocatas y 2 bebidas 16,50e, si prefieres ahorrarte dos o tres euros ve a por las hamburguesas...

lunes, 28 de enero de 2013

Una bici fucsia


Es diferente a los demás y se enorgullece de ello. No le molesta llamar la atención con su casco con linterna, su bicicleta plegable fucsia y sus medias a juego subiendo la cuesta hacia la estación para tomar el tren a la sierra, donde trabaja dando clases de francés en un colegio privado. Viste de colores alegres y llamativos para dar confianza a los niños así que su mote no podía ser otro que "Agata Ruiz de la Prada"
En realidad es belga, por eso continúa utilizando su bici en una ciudad complicada para ello no solo por el tráfico si no porque su perfil nada tiene que ver con el de las ciudades llanas de aquel país. Pero como buena gantesa, rebelde y tozuda, se resiste a abandonar su medio de transporte favorito aunque solo sea para una pequeña parte del trayecto.
A su país lo abandonó por amor, ¿por qué si no? Se enamoró de un madrileño moreno de ojos claros que la engatusó en una plaza de Gante después de tomar varias lambic de frambuesa  mientras la ciudad bullía de gente y artistas en la gran feria de Julio.
Si Juana perdió la cabeza por su paisano el hermoso siglos más tarde era ella la que la perdería por éste español.
Después de varios meses de mesenger,  llamadas por teléfono y alguna que otra escapada a un punto intermedio, decidió coger su bici y venirse definitivamente pa'Madrid.
Diez años desde entonces y el príncipe no se ha convertido en rana.

domingo, 20 de enero de 2013

La Torre de Madrid



En el verano de 1999, con la selectividad aprobada y mi futuro asignado busqué un trabajillo para tener algo de dinero en la universidad. Lo encontré en el Segundamano y con  una sencilla entrevista por teléfono me "contrataron" para empezar el día siguiente.
El trabajo consistía en ir a locales y pequeñas empresas de la ciudad ofreciendo el cambio de línea de teléfono a otra compañía nueva y más barata y/o la gran novedad tecnológica que muy pocos tenían todavía, el móvil-ladrillo. Vamos, de profesión vendemotos.
No había salario, solo comisión por contrato firmado, es verdad que no hice muchos pero ni siquiera me pagaron los pocos que conseguí.
Uno de los 10 o 12 días que aguanté me tocó la zona de Plaza de España,  salí del metro con mi carpetilla y allí estaba imponente, alto y blanco frente a mi el que con 142m de altura fue el edificio más alto de Europa hasta 1967 cuando lo superó el South Tower de Bruselas.  Quizá ahora no sea para tanto pero aquellos años yo no era nada viajada y ni siquiera conocía esa zona  en persona por lo que me impresionó bastante y empecé a pensar que mi ciudad tenía lugares chulos por descubrir.

Años más tarde, pocos días antes de conocer las notas de las dos últimas asignaturas de la carrera me llamaron de una empresa en la que me ofrecían dos meses  de formación para incorporarme después a un proyecto como programadora junior, con contrato indefinido y sueldo desde el primer día. Entonces trabajaba junto a Gran Vía como becaria en un portal de internet ya desaparecido (del que por cierto guardo muy buen recuerdo). Y resultó que la entrevista era muy cerquita, concretamente en la oficina siete de la séptima planta de la Torre de Madrid. Todo fue bien y en dos semanas  me incorporé con ilusión a lo que era oficialmente el primer trabajo "de lo mío".
Pasé los dos meses de formación en aquellas oficinas del rascacielos de hormigón que daban a un minúsculo patio interior, de esos que sacando la mano por la ventana se la puedes estrechar al vecino de enfrente. (El jefe tenía un despacho con un gran ventanal que daba a Gran Vía)
Estaba bien entrar allí todos los días y que el portero te diese los buenos días con su mejor sonrisa en vez de preguntar desagradable dónde ibas.
Una mañana nos cruzamos en el ascensor con esta actriz que hace de prostituta en "Aida" y que por entonces era la más buenorra de la serie (que acababa de empezar) imaginaos los comentarios de los compis informáticos...
Después me mandaron a proyecto y más tarde cambiaron las oficinas a otro lugar puesto que se rumoreaba que la mayoría de los pisos se iban a reconvertir en viviendas de lujo.
Aquí tenéis una muestra de la buena pinta que tienen. Lástima que ni  juntando los ahorros de mis casi ocho años currando con la bajada de la vivienda tenga suficiente para comprar uno. (Ni para alquilarlo tampoco). Eso si, la veo gratis desde mi balcón.

El mes pasado, en la cena de empresa,  la hoy jefa de recursos humanos me decía: "Ay Laura, todavía me acuerdo de que fuiste una de las primeras a las que hice la entrevista allí en la Torre de Madrid".  Y pensé contaros esta  historia.


Torre de Madrid 1957-1960. 37 plantas. Arquitectos: Julián Otamendi /Jose María Otamendi

martes, 15 de enero de 2013

La posada del centro


 
Casi todos los años por estas fechas hago una escapada  aprovechando la paga, pero este año, aunque no soy funcionaria, me da que me voy a quedar aquí.
Para no perder la costumbre voy a preparar un viajecito a Madrid y así lo aprovecháis los que estéis pensando en venir.
Una vez tenemos decidido el transporte, ya sea vuelo, tren o coche hay que elegir un hotel.
A mi lo que más me interesa  (a parte de que entre en presupuesto) son solo dos cosas, que tenga buenas opiniones en cuanto a limpieza y que sea lo más céntrico posible para poder acceder a "los imprescindibles" andando ya que creo que lo mejor de una ciudad está en sus calles, sus gentes, su gastronomía... en definitiva su vida y la única forma de integrarse un poquito en ella es pateándola.
Por eso una buena opción parece ser la Posada del Peine, en pleno centro, entre La Puerta del Sol y la Plaza Mayor.
Además el hotel tiene historia, en pie desde el 1610 es el más antiguo de España, se cerró en 1970 para abrir de nuevo en 2005 con la cara bien lavada. Su nombre se lo debe al artículo de cortesía que se ofrecía al huésped. Eso si, atado con una cuerda al lavabo para que no se lo pudieran llevar. Si hay quien todavía se lleva las toallas imaginaos en aquella época la tentación del peine.

Imaginad salir del metro con las maletas y encontrarse de frente el reloj de las uvas con el bullicio de la plaza, caminar cuatro pasos y llegar al hotelito. Subir a la habitación, cambiarse los zapatos y bajar a comer un bocata de calamares a la Plaza Mayor. Después, a perderse por los austrias, unas fotos del Palacio y la Almudena, un pequeño esfuerzo hacia la puesta de sol desde el templo de Debod y vuelta al hotel a cambiarse para tapear por las cavas y cerrar la noche bailoteando en Huertas.
A la mañana siguiente,  bajamos por Alcalá a ver a la Cibeles y de ahí por el paseo del Prado al museo para acabar con unos sandwich en el Retiro.  Por la tarde de rebajas a la calle Fuencarral, Gran Vía y Preciados, dejamos las bolsas en el hotel, nos volvemos a cambiar los zapatos y esta vez a ver que se cuece por Chueca que aunque quede un poquito lejos la vuelta se hace amena porque Madrid sigue despierta.
Pero antes de subir a dormir nos tomamos un buen chocolate con churros en San Ginés que todavía está abierto.

Pues al final no está nada mal quedarse en Madrid.

jueves, 27 de diciembre de 2012

Los 90



- Se ha roto.
- ¿Qué? Anda ya. No, no puede ser.
- Si JODER! joder, joder, ¿que hacemos ahora?
- Tranquilo, piensa!
- Vamos a la fuente, voy a llenarlo.
- Venga, tranqui, tranqui, seguro que solo está mojado porque te lo has quitado mal y se ha pringado.
De lejos, y de día les habrían confundido con unos niños llenando un globo de agua.

- ¡Me cagüen todo! Míralo joder, está roto. Dios!
- Madre mía... ¿Y ahora que hacemos? mira que hora es. Ya llego tarde y encima con los ojos rojos... ¿se me nota mucho?
- Venga no llores, mañana quedamos a primera hora y  nos vamos a urgencias, allí tendrán la pastilla esa de los folletos que nos dieron en clase ¿no?
La noche fue larga y angustiosa.

Al día siguiente en urgencias buscaban desesperados un médico que les ayudase a solucionar aquello.

- Perdone, necesito saber si estoy embarazada

- ¿Como?
- Necesito saber si estoy embarazada porque tendría que tomarme la píldora poscoital, se me ha roto el preservativo.

- Pero nena, eso no se puede saber tan rápido. Además nosotros no proporcionamos esa píldora, tendrías que irte a un centro de planificación familiar.

... tic-tac, tic-tac, tic-tac ...

- Y ahora que hacermos?!. Mañana es Navidad, estará todo cerrado.

- ¡Puta mierda! Que mala suerte joder. Piensa... Piensa...
- Vamos a buscar algún centro de planificación en las páginas amarillas ¿tienes en tu casa?
- Creo que si, pero no podemos llamar desde allí,  mi madre está de vacaciones.
- Apuntamos unos cuantos y llamamos desde una cabina.

 

... tic-tac, tic-tac, tic-tac ...

Aquel libro gordo amarillo lo mismo tenía un fontanero que una tienda de golosinas, no sería dificil encontrar un centro donde tuviesen la dichosa píldora.
Histéricos escudriñaban el índice y pasaban las hojas a todo correr esperando dar con los numeritos adecuados. Una vez apuntados en un trozo de hoja de cuaderno de matemáticas se fueron con varios duros a la cabina más perdida de miradas conocidas.

- Buenos días, se me ha roto el preservativo y necesitaría tomar la píldora poscoital ¿ustedes me la proporcionarían?


- Si, venga a la consulta y la doctora le atenderá de urgencias.
- ¿Cuanto sería?
- Tres mil pesetas.
- Muy bien, gracias.

Clonck.
- TRES MIL PELAS TÍO!!!
- No jodas! Llama a otro a ver.
Unas no tenían consulta ese día, otras no tenían la píldora, el resto costaba igual o más.
Clonck.
- Nada. Vamos a tener que romper la hucha de los reyes...
- Bueno, va. A las cuatro en la estación que esta tarde tengo que llegar pronto para ayudar con la cena o me castigarán.



... tic-tac, tic-tac, tic-tac ... 

Por la tarde los dos críos tan asustados como avergonzados desesperaban en una sala de una clínica pija del centro hasta que la doctora les hizo pasar.
- Se ha roto el preservativo, claro...- decía irónica e incrédula - Bueno.Tienes que tomarte una ahora mismo. El resto cada ocho horas. Esto es una bomba de hormonas. En unos días te debería bajar la regla más abundantemente de lo normal, es probable que tengas un fuerte dolor de cabeza y por supuesto dolores menstruales. Es normal. Pero no es 100% efectivo, si no te baja tendrás que hacerte un test de embarazo. Come bien antes de tomarlas para que no te dañen el estómago.



... tic-tac, tic-tac, tic-tac ... 

- Pues ya está... ¿Vamos al burguer y te la tomas?

Una parejilla más de adolescentes en lo que suele ser su restaurante romántico los fines de semana. Nadie de los de alrededor imagina la que tienen encima, solo ven que comen la hamburguesa y comparten un refresco como tantos otros y que ese romance probablemente no dure mucho, como casi ninguno a esas edades.

... tic-tac, tic-tac, tic-tac ...

- Feliz año nuevo preciosa.
- Feliz año nuevo nene. Todavía no he manchado pero la tripa me duele cada vez más. Creo que me voy a subir, estoy hecha polvo...
-¿De verdad? ¿Estás segura que es de eso?¿No serán retortijones normales?
- Cariño... se distinguir perfectamente unos retortijones de un dolor de regla... y este me está matando.

El chaval la abrazó contento, la llenó de besos y suspiró tranquilo.
- ¡Menos mal...! Venga guapa, descansa, mañana nos vemos.

sábado, 8 de diciembre de 2012

♫ En México se piensa mucho en tí ♫

He intentado hacer una historia que tenga como protagonista a Marilu, una mexicana que me dejó un  mensaje en el que me decía que se había enamorado de Madrid. Pero no me sale nada mejor que lo que ella misma me escribió cuando le dije que me contase lo que más le gustó.

 "Mi experiencia mas agradable sucedió en la Plaza España, podía llegar ahí caminando desde el hotel donde me hospedaba y era ahí donde cada tarde esperaba a mi amigo Luis Miguel para irnos de paseo por las calles de Madrid caminando horas y horas. Me sentaba en una de las bancas en donde puedes ver de frente al Quijote y Sancho Panza, esculturas resguardadas (irónicamente pensaba) por edificios enormes, tan grandes como los gigantes contra los que peleaban en la novela de Cervantes. Todos los días que me senté ahí, estaban también 3 señores adultos, yo creo que entre 65 y 70 años, elegamente vestidos, y entre refranes y vivencias, me hacían participe de sus conversaciones tan agradables como ellos. Por supuesto mi espera se hacia ligera y muy amena. Llegó el momento de volver a México y estando acá después de unos días, recibí un mensaje de mi amigo Español, textualmente decía.. "María, hoy pasé por la Plaza España, por el lugar que ya sabes pero no estabas... en cambio estaban como siempre ahí tus tres amigos, deberías volver, si no es por mi, vuelve por ellos...." desde entonces... extraño significativamente volver a Madrid y sabes que??? para mi si es la Ciudad más bonita y amable de Europa! Saludos.."

Don Quijote y Sancho Panza ya tuvieron su historia en el blog en "Mundialmente conocidos". Y los gigantes de los que ella habla no son otros que el Edificio España y la Torre de Madrid. Proximamente...

Un fuerte abrazo Marilu.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...