sábado, 5 de diciembre de 2009

En el parque

Empecé Madrid Recóndito con un lugar de mi actual barrio que me llamó tanto la atención que me dio la idea de crear este blog. Hoy quiero celebrar el primer año con una entrada dedicada a MI Madrid Recóndito, a un lugar de un barrio que no tiene gran cosa pero que siempre será el mío: Mi parque.


Recuerdo cuando aún no era ni parque, solo un descampado con montones de arena que teníamos que atravesar para ir a la piscina cargados con la tortilla de patatas, la sandía, y el biberón de mi hermana.
Pronto llegaron los árboles, el césped, los columpios... mis primos nos llevaban a los cuatro canijos los domingos por la mañana vestidos con nuestras mejores galas, es decir, el traje de los domingos.

"Arriba siempre arriba sin pensar en la caída" como dice Manolo García, eso pensaba yo en aquel neumático con cadenas mientras estiraba y encogía las piernas para saltar desde él justo cuando estaba en lo más alto. Parecía que volaba.
Cuantas volteretas en el aire ayudada por los barrotes del tobogán grande, me creía una gimnasta: "¡mira mama, mira lo que hago!".

Mediados de los 80, y como cualquier otro parque de la periferia, éste no se libró de las jeringuillas junto a los árboles más alejados ni de los cristales de litronas esparcidos por doquier. Por suerte eso pasó.

Fue el mejor lugar para las primeras quedadas con amigos alejados de las miradas de los padres, para los primeros besos, para los primeros botellones cuando aún ni los llamábamos así y por supuesto para las pellas del instituto y las celebraciones de "el día de las notas".

Había tres bancos mágicos situados estratégicamente, dónde al caer el sol el tiempo se detenía y lo de alrededor no importaba, era difícil encontrarlos vacíos pero si tenías esa suerte podías disfrutar de la mejor velada romántica jamás imaginada. Lugares donde grabar corazones y hacer promesas de "para siempre".

Aunque en las canchas dónde antes se jugaba al fútbol hoy se juega al voleibol, hay cosas que nunca cambian, y es que los abuelos siguen jugando a la petanca en el mismo sitio.

3 comentarios:

Flores dijo...

Menudo el parque,
Recuerdo que, junto con mi padre, plantamos 8 ó 10 arboles un día de no se que cosa en el cual te ponian los arboles y la pala, todavía te puedo decir donde están...
Cuantas litronas, cuantos besos, cuantas risas... Cuanto tiempo...
Besos

Ana dijo...

Valla con el parque que tiempos eh?
Valla con los primos...jajja
Valla con los cuatro primos canijos,que bien lo pasábamos con ellos(biberones,chupetes...)
teníamos que quedar un día todos los primos e ir a dar una vueltecilla al parque a nuestro parque y pasar una mañana dominguera jugando a los columpios, toboganes y al escondite entre los árboles.
Quien no a quedado con los amiguetes en el parque? bueno la verdad que yo no mucho porque la oscuridad del parque me daba un poco de cague ya que esas farolas no alumbraban un pimiento,claro así estaba lleno de enamorados.
besitos prima ;)

Laura dijo...

Que bonito el parque eh, me alegro que os haya traido tantos recuerdos.
Besos a los dos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...