domingo, 4 de octubre de 2009

Un viaje rápido a Rusia.

Medio escondido en una de las calles empinadas perpendicular a Bailén, tenemos este acogedor y romántico restaurante llamado Rasputin.
Una curiosa decoración y camareros con trajes tradicionales rusos te dan la bienvenida para degustar los típicos ahumados, strogonoff y por supuesto caviar.

 Blinis Ekaterina Strogonoff

Aunque elegí un avestruz al oporto muy crujiente por fuera y jugoso por dentro que me encantó.
Tampoco hay que olvidarse de la deliciosa crema de frambuesa o las tartas bavarois, nosotros escogimos la de avellana, muy recomendable.
Como no, para terminar un chupito de vodka, por ejemplo el de la casa, al hinojo.

Avestruz al oporto Tarta bavarois avellana y sorbete al vodka

La música de fondo,tan melancólica, las matriuskas de las estanterías, el ambiente de la Rusia zarista, me invitan a pensar en un viaje a San Petersburgo que si ya de por sí me atraía, después de conocer un poco de su gastronomía me atrae aún más.
De momento, ya sabemos un lugar al que volver cuando queramos hacer un viaje rápido a Rusia.

4 comentarios:

Perikiyo dijo...

Todo tiene una pinta estupenda.

P.D.: Una pena lo de Madrid 2016. Ahora, nuevo objetivo. Madrid 2020, que es un número muy chulo.
Saludos.

Flores dijo...

Hola,
Da impresión de transiberiano.
El avestruz seguro que estaba de la leche pero no lo veo yo muy Ruso, pero después del Vodka seguro que daba igual.
Tengo que hacer yo alguna gracia con una pata de avestruz asada rellena de pajaritos fritos o algo así.

Besos

Laura dijo...

Bueno pues ruso o no estaba de vicio, jejeje.
¿Pata de avestruz rellena de pajaritos? vaya inventos, a ver como se come eso, jajajja.
Un beso.

Laura dijo...

Perikiyo a ver para cuando te animas a visitar Madrid, y si ya lo conoces encantada de que me des sugerencias.
Un saludo.

PD: seguiremos soñando, aunque visto lo visto casi mejor retirarse.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...