sábado, 11 de julio de 2009

Una higuera


Paseando conmigo misma por las calles más recónditas, céntricas pero silenciosas, metida en mis pensamientos, de repente uno de esos olores que evocan una imagen: una higuera en el patio de una casa jalbegada de una aldea manchega.
No puede ser, doy la vuelta y observo bien el pequeño jardín de entrada del edificio de viviendas con macetas de la calle señores de Luzón.

Efectivamente, ahí está la culpable de mi regreso a los veranos de mi infancia. Una frondosa higuera con varios frutos aún verdes pero que perfuman la calle con ese inconfundible olor que me produce una nostalgia agridulce.

3 comentarios:

ana dijo...

hola preciosa, que bien que los olores nos traigan tan bonitos recuerdos pero ala vez dolorosos , a mí me mata la colonia de nenuco me encanta su olor pero siempre me recuerda a mi madre malita en la uci.en cambio el olor a laca la recuerdo peinandose y acicalándose su ondulado pelo...pero ay que acordarse de los veranos tan bonitos que pasabas correteando por allí y los sollones de las rodillas cuando te caias por aquella cuesta de la calle,bonitos recuerdos a que sí? besitos

Laura dijo...

Hola guapa, al menos esas pequeñas cosas siempre quedarán y no hay que olvidarlas. Mucho ánimo, un beso.

Flores dijo...

Os iba a poner otra cosa pero me acabais de matar con los recuerdos...
Por cierto la calle era señores de Luzón, bonito pueblo de Guadalajara cuando pase cerca me paso y pongo alguna foto.

Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...