miércoles, 13 de octubre de 2010

Encuentros en la línea tres de metro

El otro día recordé un encuentro curioso, en el metro en el 2004.
La historia en realidad comienza en Ciudad Real.
Estaba pasando el fin de semana en casa de mis abuelos y aunque para volver a Madrid solíamos ir en el tren esa vez nos dio un poco de "repelús" porque estaban muy recientes los atentados de los pisos de Leganés y en las noticias hablaban de revisiones en las vías del Ave. Vamos, que en este caso los terroristas con nostros habían conseguido su fin, meternos miedo, por lo que decidimos coger el autobús.
Pero cuál fue mi sorpresa cuando un señor con chilaba, turbante, barba larga y canosa subió con nosotros.
Efectivamente fui todo el viaje bastante asustada pensando que en cualquier momento podriamos saltar todos por los aires, pensando qué sería mejor si morir en el acto o quedarme sin piernas.
Pero no fue más que eso porque tras dos horas ejercitando la imaginación, móntandome mi propia película gore, estábamos en Méndez Alvaro, eso si, con gran alivio.
Días después, el mismo señor con las mismas pintas, se sentó en el metro justo enfrente mía ¡que pequeño es Madrid!

11 comentarios:

Toñi dijo...

y como se suele decir el miedo es libre, y con lo que pasó normal que lo tuvieras, lo que si es bueno es la casualidad de volver a encontrarse con la misma persona, supongo que ya con mas tranquilidad.

Flores dijo...

Menudo susto, el tio con la chilaba, si encima llevaba mochila ni te cuento.. Luego volver a encontrartelo... si que es pequeño Madrid

Ana dijo...

Valla un susto pero todos no son igules,por suerte,y casualidades de la vida te lo vuelves a encontrar ya sin miedo, o nó??
Mi madre decia:
El miedo es libre y lo tengo por que me dá la gana, pues... eso.

GretchenPapier dijo...

Joshua y yo nos encontramos el último día de la luna de miel en el Teide con el ruso que tiene la tienda de alquiler de chaqués donde él alquiló el suyo para la boda, y dos meses después en una gasolinera cerca de Marsella... no sólo Madrid es pequeño, el mundo oes pequeño!!!

Laura dijo...

Un susto y una especie de burla del ¿destino?. Al fin y al cabo mejor tomarlo con humor.
Besos a los tres!!

Laura dijo...

Jajaja, madre mía GretchenPapier eso si que es casualidad!!

Iván Lucas dijo...

Yo ahora mismo llevo barba, chilaba y el tono moruno aún aguanta un poco del verano.... espero no asustarte ;)

Laura dijo...

Bueno Ivan... fue el contexto... aunque si te veo así, por la noche, encima de una escultura de Getafe... seguro que paso miedo, jajajaja.
Por cierto, podrías hacer uno de tus dibujos plasmando tu anécdota y la escultura.
Besos.

{KriiS*} dijo...

No me extraña que te diera miedo... jaja

Pasa de todo por esos lugares eh? (:
Besotes!

AMADO dijo...

Que conste que no era yo, porque no suelo llevar turbante(sí alguna gorra o visera, que la azotea no tiene tejas) y mucho menos chilaba, aunque un día compré una en Marrakech, pero no para pasear precisamente, yo ya me entiendo.
Y dentro de poco, al paso que vamos, en cualquier ciudad de Europa,dará más miedo alguien sin esas pintas, porque serán las pintas generales, para desgracia de Europa, yo ya me entiendo.

De todos modos, ninguno de los tres cacos que me robaron en Madrid en mis últimas visitas, vestía chilaba. Que conste.

AMADO dijo...

GretchenPapier: ¿seguro que era el mismo ruso? Vestidos pal frío son todos iguales,y es mucha casualidá.
Pero haberlas,hainas!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...