sábado, 5 de septiembre de 2009

Casa Gallardo


Como cada jueves Celeste tiene la tarde libre, es interna en una casa del paseo Pintor Rosales.
Llegó a Madrid desde su pequeña aldea a los 17 años y aunque ya lleva unos meses aún no se acostumbra a la gran ciudad.
Pero le gusta acercarse a la Plaza de España donde suele quedar con su prima, también interna y estudiante de enfermería, y recordar su tierra merendando frenta a Don Quijote y Sancho Panza.
Hoy, antes de llegar a la plaza, se ha fijado en lo que parece un palacio, la casa Gallardo. Ella no lo sabe, y tampoco le importa, pero es uno de los pocos edificios modernistas de la ciudad. Se ha fijado sobre todo en los arcos de herradura de los balcones, las hojas y flores que lo adornan y el bonito contraste que hacen las cúpulas de pizarra.
Quedará en su recuerdo porque ya ha decidido que quiere volver al pueblo.


Casi cuarenta años después vuelve a admirar el edificio de viviendas que el arquitecto Federico Arias Rey proyectó en 1911.
Como si fuera un ojo, la gran G se clava en ella.
Celeste sonrie pensando que a pesar de todo acabó viviendo en un barrio de Madrid después de casarse, que ahora es casi madrileña y que ya no podría vivir en otro sitio


Safe Creative #1002165534351

3 comentarios:

ana dijo...

hola laurita;que bonita historia y las fotos son preciosas.besikos guapa

Flores dijo...

Estamos que se nos salen las historias por todas partes, va a haber que ir pensando algo...
El edificio me recuerda a otro que hay en la calle Almagro 5, muy bonito pero de infausto recuerdo para mi por ser la sede de una de mis anteriores empresas.
Me encanta ver Madrid con otros ojos...

Laura dijo...

De eso se trata..... de ver Madrid con otros ojos ;-)
Besos a los dos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...